Canción para caminar sobre las aguas

La historia de este libro es así, participé en un concurso de Biblioteca Libre y Me gusta leer Chile, y me gané este ejemplar, y así, pocas veces me he ganado algo y esto valió mucho la pena. Este libro llamado “Canción para caminar sobre las aguas” de Hernán Rivera Letelier, fue publicado en el año 2004, y a mi me llegó la cuarta edición, perteneciente a este año. Es el primer libro que leo de este reconocido autor, así que básicamente conocí a través de este libro su forma de escribir, que leyendo un par de artículos en Internet, pude deducir y confirmar que la ironía es su fuerte.

La historia trata de tres hippies en plena época de los 70, cuando la Unidad Popular había triunfado, estos eran Brandon Taberna, Jerónima Monroe, acompañada de Joe Dimaggio, su ratón y el enigmático Cristo Pérez. Cada uno tenía sus razones para tomar el camino de mochilero desde sus respectivas ciudades, a su vez los tres venían de mundos muy distintos, los cuáles se encontraron por casualidad en el camino; Brandon, era un escritor amateur, Jerónima, una chica de la semi burguesía que necesitaba escapar de su casa e ir en busca de su historia a ver si encontraba algo nuevo, también estaba Cristo, que como lo dice su nombre un religioso de tomo y lomo, que andaba profesando el evangelio con un par de pitos de marihuana en el cuerpo. Las aventuras de estos tres amigos se van contando en el año 1973, meses antes del golpe de estado, su viaje comienza en el norte y la travesía continua viajando hacia el centro-sur, a su vez la fecha avanza y se empiezan a notar los cambios que va viviendo la sociedad de aquella época. Estos tres amigos desean vivir el momento, dormir donde puedan y comer con lo que tengan, fumar, para ellos el dinero es lo de menos. Otro punto son BrandonJerónima  que profesan el amor libre, a veces están juntos, a veces conocen gente y así, mientras que Cristo tiene una relación de amor y odio con la relación de estos.

El tono erótico de la historia lo daba esta pareja mencionada anteriormente, pero más allá de eso el principio era humor y anécdotas por montón, era muy interesante leer las inspiraciones de Brandon o los discursos de Cristo, o cuando conocían personas; pero a modo personal me sentí muy conectada con la historia durante toda la trama, pero fue en el final, que sentí como que lo vivía yo misma, un final que puede gustarle a algunos, darle igual a otros, o emocionarse hasta las lágrimas. El libro si bien está situado en un entorno político fuerte el autor logra darle un tono de ironía a las cosas serias, así no se vuelve tan político y si no más bien, algo que busca entretenerte. A veces me sentía incómoda con el lenguaje utilizado, pero creo que era por que no conocía el estilo del autor, creo que ese fue mi único inconveniente, el no estar acostumbrada a su estilo.

Sin duda lo leería de nuevo, sensación que no me da a menudo, no es deslumbrante, pero capta toda tu atención, es todo un camino que van viviendo estos tres amigos por distintas ciudades; y sobre esto un hecho importante es que el autor baso un poco de su vida en la historia, hay una anécdota en específico que trata sobre participar en un concurso para ganar una cena que la vivió el en su época y también tuvo momentos de mochilero donde se descubrió a si mismo como escritor.

Son 188 páginas que califico con 4 estrellas, una trama para adultos netamente o personas con su criterio bien formado y se los recomiendo sin duda alguna, lo pueden encontrar en la página de Feria del Libro.


PAULINA

LEYENDO POR LA VIDA

LIBRO