Publicado en Viajes

¿Qué hacer en Puerto Natales?

Viajes y más viajes. Aún me queda por contarles. En febrero recorrí Magallanes, en realidad parte de la región, por lo que quizás me explaye y les hable un poco más de lo que relata el título. En el avión nos encontramos con un super magallánico piloto, quien nos prometió, que si existía la posibilidad, nos mostraría la belleza de Torres del Paine, para nuestra mala suerte, sólo había nubes frondosas y grandes turbulencias. La primera sensación al llegar al mini aeropuerto que se estrenó en Natales, fue observar que se encuentra alejado de la ciudad, puedes observar un color característico de magallanes, donde prospera la naturaleza, pero adaptada al frío, un verde cafesoso. El viento que sientes te puede hacer llorar, recuerdo mi mentón congelado y tieso, la partidura que llevo en medio se hacía más notoria que nunca.

 

 

En Puerto Natales, fuimos donde “familia”, por lo que mis datos en alojamiento esta vez no serán útiles. Allí lo primero que pueden recorrer es la hermosa y fría costanera, de principio a fin. Podrán tomarse la clásica foto junto a unos pequeños palafitos que datan de alguna estructura antigua, podrán ver el puerto y las embarcaciones que llegan. Hay varios mini muelles que sirven para excelentes fotos junto al mar. Me llamó la atención que existe una pista de skate donde se juntan varios jóvenes a disfrutar la tarde. En la ciudad misma puedes recorrer la feria artesanal, los miradores que dan una panorámica completa  e increíble. Pueden visitar el museo municipal, si mal no recuerdo cuesta entre $500 – $1500 pesos, supongo que varía según tarifa alta o baja. Existe un museo más caro y alejado del centro mismo, “The Singular”, que a su vez es hotel y restaurant. Este es un tanto más caro ($6000 – $8000 pesos chilenos) y cuenta con una historia de trasfondo, respecto al lugar y la estructura que hoy alberga a los turistas.

 

 

Si vas a Puerto Natales, debes ir a la “Cueva del Milodón”, en el camino también te encontrarás con otra de sus atracciones “La silla del Diablo”. La verdad es que no soy la mejor recordando precios ¿lo habrán notado? Pero si les puedo decir que al ser un parque nacional y tener mi tarjeta injuv pude pagar un precio más módico, yey. ¿Habrán sido $2500? No se, estaría inventando. Es un lugar bastante mágico, ya que antes de entrar a la cueva en si, te encuentras con una flora y fauna preciosa, roqueríos que te hacen imaginar cómo fue ese lugar antes, puedes aprender de animales ya extintos y del mismo sitio y las variaciones que ha sufrido a través de la erosión y cambios climáticos.

 

 

Otro dato para mencionar, es que Laguna Sofía y Puerto Prat, son alguno de los lugares preferidos de los lugareños para los días en que ellos consideran que hace calor, yo siempre tuve frío, como cualquier persona que viene de la región de Valparaíso. Fue un agrado recorrer las plazas, los monumentos, conocer el hospital nuevo, las bellas estructuras de hasta un jardín infantil (comparado con los de acá, osea, se mueren). Definitivamente queda pendiente conocer un poco más de la gastronomía y restaurantes, pero para que decir como nos recibieron en “casa”, con curanto y chapalele.

Desde Puerto Natales te puedes movilizar hasta Punta Arenas. En auto son 3 horas de viaje. En Punta Arenas te encuentras con el mismo sentimiento magallánico, pero mucho más citadino. Obviamente te encuentras con el sector libre de impuesto, y vaya que vale la pena. La costanera es otra de las grandes atracciones, tan sólo al llegar al lugar, ya estaba visualizando un delfín magallánico o tonina. Vale la pena recorrerla completa, hay estructuras que llevan AÑOS estancadas en el mar y puedes ver el desgaste que han tenido. Por supuesto, observamos el mismísimo estrecho de magallanes y yo me mojé un poquito en él (mi pie). Es muy muy agradable, que Punta Arenas cuente con una gran cantidad de museos gratuitos y otros de coste al alcance del bolsillo, como el nueva Victoria, quién tiene réplicas de diferentes barcos importantes para la historia magallánica.

 

 

Claramente si van a Punta Arenas no olviden besar el pie del Indio. Mi mamá lo hizo una vez, esta vez lo hice yo. Aún quedan destinos pendientes de esta bella región, pero tuve la suerte de también visitar y recorrer las maravillosas Torres del Paine, lugar entre estas dos ciudades, también cuentan con un precio INJUV, así que a aprovecharlo.

Publicado en Viajes

Carretera Austral – Caleta Tortel

img_20170127_112711744_hdr¡Hola! hoy les vengo a hablar de “Caleta Tortel”, lugar que sin duda se ha convertido en uno de mis favoritos, tanto así, que volvería una y otra vez. Para comenzar a hablar de este mágico lugar, debo explicarles un poco de mi experiencia llegando, lo cual no fue nada de fácil. Una de las opciones que habíamos barajado con mis acompañantes era llegar haciendo dedo, pero cuando vimos el camino a través de un mapa por Internet nos dimos cuenta de lo complicado de la ruta, por lo que se denotaba una baja afluencia automovilística, al menos a primera vista. La decisión oficial, y la que muchos toman, fue tomar un bus desde Coyhaique hasta Cochrane, que es el lugar donde debes movilizarte para llegar hacia la Caleta. Por teléfono reservamos con los buses “Don Carlos“, uno de los tantos transportes que te llevan a Tortel, el único problema fue, que desde Coyhaique hasta Cochrane, el bus se demoró más de lo planificado, salía a las 9 y decía llegar a las 4:30, lo cual fue realmente a las 18:00 horas (es común que pase, así que mucho ojo), por ende perdimos el bus, ya que siempre privilegian llenar el bus que esperar a alguien que reservó.

img_20170127_120659781_hdrHaciendo clic aquípodrán encontrar el horario de los buses y sus diferentes líneas. Allí se darán cuenta que NO salen todos los días, y NO salen en todos los horarios, por ello te recomiendo que te planifiques muy bien, y siempre es una buena opción barajar la posibilidad de quedarse y conocer Cochrane. Nosotros por diferentes motivos decidimos llegar ese mismo día a Caleta Tortel, por lo que contactamos a un caballero que hacía viajes especiales (muchas gracias don Juan González, +56977539935)además como teníamos un nuevo compañero de viajes, por que eso es lo mágico de viajar, se nos hizo mucho más a cuenta y la verdad sólo pagamos un tanto más de lo que hubiésemos pagado en el bus. Otra cosa que también debo mencionar respecto al transporte, es que el pasaje de Coyhaique a Cochrane debe ser comprado con mínimo un día de anticipación, si no es más para asegurar el transporte (esto tampoco lo sabíamos y es muy importante para que tu viaje salga como lo has planificado), nosotras viajamos  a través de “Águilas Patagónicas”.

img_20170127_172046072Cuando todo se calmó y por fin pudimos llegar, allí estaba ese hermoso lugar, en plena lluvia. Nos quedamos en el “Hospedaje la Sureña”, casi al final de Caleta Tortel, digo casi al final, ya que como observarán en las fotografías, Caleta Tortel se basa en su costanera, la cual cuenta con esta pasarela de madera y un par de edificaciones hacía el cerro, que no llega a mucha altura. Nos recibió Don Delfín (+56998811973), una de las personas más amables, nobles, solidarias, con consciencia social y compañeras que he conocido, sólo soy capaz de tirarle flores ya que los 4-5 días que nos quedamos allí fueron excelentes, además que nos consiguió de manera muy amable el Tour hacia la Isla de los Muertos, también gracias a Olga quien nos llevó en este tour que duró aproximadamente dos horas, allí pudimos ver cómo se unía el Río con el Mar, la diferencia de colores, cascadas y mucha historia. Otro de los Tours que puedes hacer allí es hacia los glaciares, pero por le precio conviene tener un grupo bastante grande y es más caro que el de la Isla de los Muertos.

img_20170127_194752105_hdrEn nuestra estadía tuvimos la suerte de encontrarnos con el Baile de Caleta Tortel, hecho en una semana de conmemoración, allí conocimos el “Chamamé”, la canción que prende a todo el mundo, allí sin duda debes ir con ganas de mover el cuerpo y no te preocupes si no sabes como bailar una “ranchera”, siempre hay alguien dispuesto a enseñarte. Este baile se hizo en el gimnasio de la ciudad. Lugares que además puedes conocer son la pequeña parroquia, la radio, los miradores, las plazoletas, hay una sede de la Universidad de Concepción, la costanera en sí, etc. Al final de la Caleta encuentras la playa y un sector de camping gratuito, estoy bastante segura que es gratuito, si no que alguien me corrija por favor, siempre se están haciendo asados, pequeñas reuniones, donde tanto turistas como lugareños comparten hasta las tantas. Lo único malo de acampar y como es propio del sur, es el clima inesperado, hay días de mucho viento y mucha lluvia, osea MUCHO, así como otros tranquilos y con el clima perfecto para pasar. Por lo general las personas están 1 o 2 días, con mis acompañantes nos quedamos 4-5 por que de verdad era nuestro objetivo llegar hasta allí y lo agradezco, relajo TOTAL.

Datos curiosos, como no hay calles, existen los bote taxi, estos te pueden acercar hacia los pequeños y mini muelles que queden cercanos a sus hostales. Otro dato curioso, es que si desean llegar a Tortel desde otro lado, lo pueden hacer desde Puerto Edén o Puerto Natales, donde sale un ferry que cuesta sólo $20.000 pesos, me parece que el viaje dura 1 día y medio e incluye almuerzos, también pueden tomar desde Tortel hacia el sur y sería el mismo recorrido (pasa todas las semanas).

Sin duda que este lugar lo recomiendo con todo mi corazón, cuentenme si lo conocen o desean conocer. ¡Espero que mis datos les sean útiles y visiten cada lugar que mencioné!

Publicado en Viajes

Carretera Austral – Iniciando en Coyhaique

¡img_20170201_122301059_hdrHola! ¿Cómo están? Yo quería venir a compartirles un poco la experiencia recorriendo PARTE de la gran y amada Carretera Austral de Chile, motivada a escribir por mis amigas y primas. Este sin duda es un destino turístico que muchos anhelan y puedo confirmar que es con una justa razón; así como también quiero comentar un par de errores e impases que cometimos, que le puede servir a cualquiera “para que a usted no le pase”. Debo decirles desde ya que estas publicaciones tendrán un gran contenido de amor y agradecimiento, ya que la gente, el lugar y la naturaleza me dejaron simplemente enamorada, como ningún otro lugar lo había hecho y pese a los impases, cada error o cada situación incómoda, como quieran llamarle, esto nos llevó directo hasta gente linda y lugares mejores, así que puedo confirmar que todo pasa por algo y todo es para mejor.

Para iniciar la travesía con mis 2 primas y una amiga, tomamos nuestro avión LAN en la Capital de nuestro país, Santiago de Chile, el cuál nos transportó con una primera escala a Puerto Montt, que duró una hora aproximadamente dentro del mismo transporte; cabe mencionar que este es el inicio de la carretera austral como tal, sumándole también Puerto Varas. Ya por la tarde estábamos llegando al aeropuerto de Balmaceda, siendo este un lugar con muy pocas casas y muy poco transporte, por lo que los transfer (una van cumpliendo la función de un taxi) estaban allí esperando para llenar sus cupos y trasladar a todos los turistas y lugareños que deben llegar a Coyhaique ($5000 pesos chilenos por persona), sin transporte no se quedarán, excepto por un pequeño detalle que comentaré a continuación.

¡Nos perdieron las maletas!

Así fue, el transfer no nos pudo esperar mientras hacíamos el reclamo, se suponía era más común de lo que uno creía según la calmada ejecutiva de LAN; gracias a mi papá y su residencia en Santiago, pudimos solucionar rápido el tema, siendo así que nos llegara el equipaje al día siguiente en el sector que estuviésemos. Por eso mismo les recomiendo siempre estar con sus cosas de valor en el bolso de mano y llevar una que otra ropa que te sirva en estas situaciones. Snif.

img_20170124_205354796
Plaza de Armas – Coyhaique

Vamos a lo importante, nos instalamos en el “Hospedaje Coyhaique” (+56994775430) uno de los más convenientes que encontramos para un grupo de cuatro personas, se encuentra bastante cercano al supermercado de la ciudad y a unas cuadras de la Plaza de Armas. En este lugar, la plaza, puedes encontrar puestos de artesanía donde encontrarás lindos recuerdos y dulces, mi favorito fue probar el alfajor de Calafate, fruto que es característico de la zona de Punta Arenas, se dice que si comes Calafate, has de volver a la zona. También puedes observar un cartel que indica las direcciones y distancias de diferentes ciudades del país.

Otro de los lugares que te pueden atraer si te gusta la gastronomía y la cultura, es la calle Horn, o más bien paseo Horn, es una de las principales  columnas que mira directo hacia la plaza de armas, en ella podrás encontrar más puestos de artesanía y dos de los restaurantes más frecuentados como lo es “Mamma Gaucha”, con especialidad en pizzas y el Restaurante Histórico, más el restaurant Chelenko. Pero si de picadas se trata, claramente debo mencionar la Sanguchería Patagonia, panes de gran tamaño (realmente grandes, inmensos) y una variedad de cervezas artesanales, buena atención y precios convenientes, la encuentras en la calle Moraleda, quizás un poco más difícil de encontrar (para un turista-mochilero) pero lo vale.

En uno de los restaurantes vi una frase muy cierta y que amé, por que claramente me convenció que mi lugar en el mundo es el sur “Si te apuras en la patagonia, pierdes el tiempo”

Un lugar maravilloso que deben conocer, sobre todo si son fanáticos del senderismo, de las caminatas al aire libre y la naturaleza es la “Reserva Nacional de Coyhaique”, uno de los parques que están protegidos por la Conaf. Llegamos allí en taxi desde el centro de la ciudad, muy a cuenta si consideran que van en grupo, nos demoramos máximo unos 15 o 20 minutos en llegar.

Si son bastante deportivos y ágiles pueden recorrer el sendero completo en unas 4-5 horas si mal no recuerdo, con mis acompañantes la verdad nos demoramos 3 horas en completar el primer tramo (y con ayuda de un auto al final). En el camino puedes apreciar la inmensidad de especies que se encuentran protegidas, el hermoso verde del sur, llegas hasta un hermoso mirador donde puedes observar la ciudad y tomar fotografías, también hay una parada en la casa de las brujas, un sector donde puedes beber agua y alimentarte. Por cierto, también abrace un árbol. Llegamos hasta Laguna Verde, un sector apto para hacer camping, para estirarte, para observar lo maravilloso de la laguna que tienes enfrente. (Todo esto y más pueden leerlo en Recorre Aysén, ya que los precios que tengo en mi mapa no están actualizados para temporada alta, además allí podrán ver el mapa completo y su recorrido, que pueden hacer tanto caminando como en auto)

En la ciudad pueden hacer un  city tour que considera visitar la Piedra del Indio, visitar una tienda de mate con degustaciones y una cervecería con el mismo plus, sumándole puntos históricos de importancia, hice mal la tarea y perdí la foto del cartel, pero pueden encontrarla en la pared superior del Terminal de Buses de Coyhaique, bien arriba.

Espero que esta nueva sección les haya gustado y los motive para su siguiente viaje, aún quedan más lugares para mencionar de la carretera austral, así que estén atentos para los siguientes posteos. Muchas gracias por pasar y leer, pero por sobre todo gracias a la Furtiva por responder cada pregunta y dato que le pedí durante mi estadía.